Gestalt y emociones

En la terapia de grupo un grupo pequeño se reúne, guiado por un/a terapeuta profesional, para  conocerse a sí mismo y también para mejorar sus relaciones interpersonales, comprendiendo mejor la propia situación junto con las demás personas.

Integrarse a un grupo tiene valor en gran parte porque brinda la oportunidad de descubrir como piensan y sienten las otras personas. Llegamos a entender mejor nuestra forma de pensar y actuar y la de los demás. Los miembros se ocupan de expresar de la manera más libre y honesta posible sus dificultades, sentimientos, ideas y reacciones. Cuanto más se involucre uno en el grupo, más provecho obtiene.

La terapia de grupo puede ayudar a:

  • Aumentar el autoconocimiento y la autoestima
  • Desarrollar la conciencia y la educación emocional
  • Descubrir patrones efectivos para relacionarse con otras personas
  • Recibir apoyo al compartir problemas comunes
  • Aprender cómo aplicar nuevos comportamientos en situaciones fuera del grupo

Sutanoff dice: «Las personas responden a la terapia de grupo del mismo modo que responde a otros grupos (familia, amigos, trabajo)».

Es común al principio sentirse incómodo o confuso en un grupo y poco a poco se gana confianza y surge el interés. La mayoría de los participantes llegan a sentirse muy aliviados, porque encuentran que el grupo de terapia representa un lugar privado y confidencial donde poder compartir y aprender.

Se imparten en Barcelona y Madrid.